Informe internas: Se equivocaron y buscan una segunda oportunidad


¿Merecen las personas una segunda oportunidad?

Se equivocaron, pero están pagando por sus errores. Veamos el siguiente informe de karla villarreal donde nos presenta el testimonio de tres internas del penal de mujeres de Trujillo y su lucha por la resocialización.

Para la mujer estar presa de su libertad, va más allá de separarse de su familia o de sus hijos. Para estas mujeres, estar encarceladas tiene mucho significado y adaptación a ello. Y es que muchas veces la depresión las invade, por el solo hecho de pensar en qué pasará con sus hijos, cómo reaccionarán ellos cuando salgan, quién los atenderá y otras incógnitas que les preocupa.

Ella es Lili Suseti Velásquez Pérez, ingresó al penal de mujeres de Trujillo en setiembre del 2011 sentenciada por el delito de asalto y robo a un mototaxista en la provincia de Chepén. Se dedicaba a la animación de fiestas infantiles cuando fue detenida. Tiene 31 años y fue sentenciada junto a su enamorado. Va a cumplir nueve años en este penal y dice que pronto saldrá en libertad. Suseti asegura estar arrepentida y su visión de la vida ha cambiado de manera radical.

En la sección de policiales, Catalina Ruth Ortiz Escobedo era protagonista de la noticia por estar involucrada en la micro comercialización de drogas. En este video de diciembre del 2011, fue detenida por la policía. Ocho años después esta es su realidad, sin embargo, ahora con el pelo negro, y mostrando signos de arrepentimiento nos cuenta a qué se dedica en el taller de manualidades del penal para ayudar a sus hijos.

Catalina de 56 años y quien lleva casi ocho años en la cárcel pide una segunda oportunidad a la sociedad.

Lisbeth, esta joven mujer quien se muestra un poco tímida al preguntarle por qué delito fue detenida y ahora paga una condena, también pasa parte de su vida en el penal de mujeres en el taller de manualidades. Tiene un hijo y espera salir cuanto antes para abrazarlo y darle todo el amor de madre.

Para la psicóloga clínica Yiliana Vidarte, el estado debe cumplir un papel importante en la ayuda de la reinserción en el caso de la mujer reclusa. Pero más allá de ello, El cambio tiene que partir de la propia convicción personal asegura la doctora Vidarte.

Darles una segunda oportunidad a estas mujeres, a aquellas que verdaderamente se muestren leales a haber modificado sus vidas, depende de cada uno de nosotros.

TE PUEDE INTERESAR

Si te interesa nuestras noticias, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter, y puedes suscribirte aquí a nuestro canal de YouTube

TUITEA, COMENTA Y COMPARTE

Déjanos un comentario