Planta procesadora de minerales arroja aguas al río Moche


Médico investigador, presidente de The Peter Fersick Fundation, advierte daño a la salud pública y medio ambiente.

“Hoy Noticias” pone al descubierto la improvisada instalación de una tubería, propia de una planta procesadora de minerales que arroja sus aguas contaminadas directamente al río Moche.

Aunque ya no resulta una novedad decir que el río Moche, principal fuente de regadío de terrenos agrícolas del Valle Santa Catalina, está contaminado, producto de los relaves mineros de la pequeña y gran minería que se desarrolla en la sierra liberteña; la situación empeora, cuando descubrimos, que de manera impune e informal, y atentando cualquier normativa de salud pública y ambiental, se vienen arrojando aguas contaminadas de una planta procesadora de minerales en el centro poblado de Motil, distrito de Agallpampa en Otuzco.

Hoy Noticias, hizo un breve recorrido, acompañando a los agricultores y dirigentes de la zona, y grande fue la sorpresa al descubrir, como hábilmente ésta cuestionada empresa había enterrado un tubo de PVC, desde sus instalaciones hasta el río Moche, para utilizarlo como colector de sus aguas.

Los campos de cultivo, lucen así, al ser irrigados por las aguas turbias. Las plantas de mueren, dicen los pequeños agricultores, sin que nadie, sí, absolutamente nadie se preocupe en remediar esta terrible situación.

El médico – investigador, presidente de The Peter Fersick Fundation, José Gutiérrez, advierte el daño irreversible a la salud pública que genera el consumir alimentos vegetales regados con agua cargada de metales pesados.

Un documento de la OEFA, da cuenta que la gerencia regional de Energía y Minas, ha elevado la denuncia ante el Ministerio Público, para la investigación Penal contra la empresa Comercializadora y Procesadora del Norte SAC, toda vez que se hallaron irregularidades en la “Planta Virgen de la Puerta”.

Intentamos buscar la versión de los acusados, los representantes de esta empresa en mención; sin embargo, no quisieron dar cara.

Un dato curioso, es que esta empresa concesiona la planta a la Universidad Nacional de Trujillo, la cual ya habría advertido el daño ambiental; pero sin embargo, las operaciones de procesamiento de mineral continúan desarrollándose con normalidad.

Urge tomar acciones inmediatas. Un cierre de esta Planta, mientras duren las investigaciones sería una medida inteligente. La salud de los trujillanos y liberteños en general, está en riesgo.

TE PUEDE INTERESAR

Si te interesa nuestras noticias, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter, y puedes suscribirte aquí a nuestro canal de YouTube

TUITEA, COMENTA Y COMPARTE

Déjanos un comentario