Consternación y tristeza han invadido a la comunidad católica de Santiago de Chuco tras el hallazgo de la urna vacía donde se exponía el Santísimo Sacramento en la parroquia local. Durante la madrugada, cuando el templo estaba cerrado, un ladrón ingresó y se llevó la custodia dorada que contenía la hostia consagrada, así como el dinero de la alcancía de ofrendas.

Tras la denuncia en la comisaría local, los fieles católicos realizaron una vigilia en los exteriores de la parroquia, pidiendo perdón a Dios en sus oraciones.
El párroco Carlos Campos, pidió apoyo policial para encontrar al responsable

El Arzobispado Metropolitano de Trujillo emitió un comunicado en el que calificó el sacrilegio como un pecado grave, instando al arrepentimiento y a la devolución de la custodia con el Santísimo Sacramento. Mientras tanto, la policía analiza los videos de las cámaras de seguridad de la parroquia y de las calles aledañas para identificar al responsable del robo en esta provincia de la sierra de La Libertad.