Presidente y trabajadores no recibieron comunicación por parte de las autoridades.

El presidente electo de la Cruz Roja filial Trujillo y personal de dicho establecimiento se enteraron recién al día siguiente por los diferentes medios de comunicación de lo sucedido y hasta el momento ninguna autoridad a cargo de la diligencia se puso en contacto con ellos.

La media noche del pasado domingo 03 de setiembre, una llamada anónima a la policía y personal UDEX de Trujillo, alertaron que había una granada de guerra en el frontis de la Cruz Roja, hasta donde llegaron dichas unidades para proceder a desactivar el artefacto explosivo.

Un hecho que llamó la atención fue, que el presidente electo de la Cruz Roja filial Trujillo y personal de dicho establecimiento se enteraron recién al día siguiente por los diferentes medios de comunicación de lo sucedido. Según informaron hasta el momento, ninguna autoridad a cargo de la diligencia se puso en contacto con ellos.

Hace dos días enviaron un documento al departamento de UDEX de Trujillo para solicitar los informes respectivos de dicho operativo y ponerse a disposición de las autoridades para dar las facilidades para aclarar el hecho, en dicha investigación incluso se revisaron las cámaras de seguridad ubicadas en la pared fachada de la Cruz Roja.

A raíz de este suceso, esta entidad permanece con las puertas cerradas al público de manera indefinida, hasta poder esclarecer y se den las investigaciones correspondientes. Esto viene perjudicando a los alumnos que llevan cursos de primeros auxilios.

Lo extraño, es que estos hechos suceden justo cuando la Cruz Roja Peruana fue suspendida por la junta de Gobierno de la Federación Internacional de Sociedades, ellos piden a las autoridades una investigación exhaustiva.

TE PUEDE INTERESAR

Si te interesa nuestras noticias, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter, y puedes suscribirte aquí a nuestro canal de

TUITEA, COMENTA Y COMPARTE